Carrito 0

4 consejos para motivarte cuando estés exhausto

motivación negocios productividad

Tu semana pudo ser difícil, probablemente tu agenda estuvo copada o simplemente trabajaste en un proyecto no tan divertido. Te sientes cansado. ¿Qué puedes hacer para continuar? Sigue estos consejos para motivarte cuando estés exhausto.

Lo primero: sentirse agobiado está bien

Seguro que has leído algún artículo sobre los hábitos de las personas altamente exitosas. Suelen aconsejarte aprovechar el día al máximo, despertarte temprano, atender la oficina, salir con tu novia, ir al gimnasio y, por la noche, ver una película.

Lo que no te dijeron es que sentirse cansado está bien. La motivación tiene su propio ritmo y no puede estar a tope en todo momento. Si necesitas tomar un descanso, solo hazlo.

Levántate de la silla de la agencia, sal a recorrer la manzana, escucha tu canción favorita, pasa por la dulcería comprando algo que te dibuje una sonrisa. Enserio, querer parar está muy bien.

Analiza lo verdaderamente importante y hazlo

Es común que cuando tienes una fecha límite desperdicies tiempo valioso en tareas que no son tan importantes. Al hacerlo, lo que seguramente consigues es que tu nivel de estrés se eleve en las etapas de entrega.

Este comportamiento es natural. El Dr. John Bargh, un distinguido investigador y psicólogo, concluyó que antes de empezar un gran proyecto nuestro cerebro trata de simular un trabajo productivo enfocándose en tareas pequeñas y sin sentido.

Si caes en esta trampa hecha por tu propio cerebro, con seguridad terminarás cada semana muy ansioso y cansado.

Organízate a diario y usa las mañanas para hacer el trabajo más importante, de esta manera usarás la mayor cantidad de energía en tareas que realmente valen la pena.

Escribe tus objetivos

Hay varios estudios que aconsejan escribir tus objetivos para efectivamente realizarlos en los plazos convenidos. No pienses en aquellas grandes campañas, esto puede ser aplicado inclusive en tu día a día.

Puedes usar alguna herramienta como Trello, Google Keep o hasta un documento de texto para escribir tus tareas diarias. Conforme pasa el día, edítala con tus avances.

En realidad no hay nada convenido en la forma en que debes crear tu lista de cosas por hacer. Hay quienes ponen las tareas fáciles al inicio porque se sienten bien tachándolas más rápidamente, y hay otras personas que usan la energía de la mañana para enfocarse en los objetivos más difíciles.

No sigas un modelo planificado, simplemente hazlo de la manera que más te guste, pero hazlo.

Comprométete publicamente

No es lo mismo comprometerte contigo mismo a bajar de peso que hacerlo con tus amigos de la oficina. ¿No me crees? Revisa este artículo.

El hecho es que si haces compromisos públicos, las probabilidades de cumplimiento aumentan, y esto es algo que los líderes en las agencias ya están aprovechando.

Crea reuniones informales de 5 minutos con tu equipo. La recomendación es que las hagas de pie y pide que cada uno comparta sus planes de trabajo con el resto. Si todo va bien, en pocos días no solo cumplirán con sus tareas, sino que trabajarán en equipo para lograrlo.

¿Cómo lo puedes hacer de forma personal? Comparte tus metas con tu novia, tu familia o abre un blog.

Sentirte cansado está muy bien y no habla mal de ti, pero si no quieres que te afecte demasiado en tu trabajo, pon en práctica estos consejos y ayúdate a ti mismo.



Publicación más antigua Publicación más reciente