Carrito 0

Comercio electrónico, ¿el próximo boom digital en Ecuador y la región?

ecommerce ecuador estadísticas

El comercio electrónico (e-Commerce) cada vez gana más terreno en Latinoamérica, y si bien existen cifras alentadoras, la realidad que se palpa en el día a día es que todavía no ha explotado con la fuerza que debería.

Tomemos en cuenta que las transacciones digitales en otras regiones alcanzaron récords sorprendentes en 2015. En Estados Unidos, por ejemplo, las ventas digitales fueron de $104.05 billones de dólares, lo que significó un crecimiento de 38.7% respecto a los $75.03 billones del 2014.

Pero un dato todavía más interesante es que las ventas desde dispositivos móviles representaron el 29.7% del total de esas transacciones.

Ahora bien, esta cifra, sorprendente por donde se la mire, no se acerca al crecimiento sostenido en ventas móviles registrado por los 14 retailers más grandes de Asia pertenecientes al grupo Mobile 500, que fue del 249.3% anual, lo que significa un crecimiento 6.4 veces más veloz que los 378 comercios móviles norteamericanos registrados en el mismo grupo juntos.

Estas cifras están lejos de detenerse o, peor aún, decrecer. De hecho, productos como el Amazon Dash Button indican que el comercio electrónico llegó para quedarse y que su futuro es prometedor.

¿Y cuál es el estado en Latinoamérica?

El escenario es alentador, si se mide en cifras macro. Durante el 2015 las ventas del comercio electrónico en la región según eMarketer fueron de $88.3 mil millones de dólares aproximadamente, lo que representa un crecimiento del 24.2%.

Sin embargo, Brasil y México siguen siendo los países que más porcentaje de participación tienen en ese monto con $31.9 y 17.5 mil millones respectivamente.

Si Argentina se suma a esta coalición, suponen el 70% del total de las ventas de la región, lo que seguramente habla muy bien de estos países y plantea acciones urgentes al resto.

Según la misma firma de investigación, del total de transacciones minoristas mundiales, la región Asia-Pacifico tiene el 38.1% de participación, seguida por América del Norte con 23.3%, Europa Occidental con 18.9% y América Latina con el 8.1%.

Si dejamos de lado por un momento a la gran coalición latinoamericana y nos centramos en el resto de países, Paraguay, Perú y Colombia son los que mejor lo están haciendo respecto al comercio electrónico con tasas de crecimiento superiores al 50%, con expectativas de estabilidad de al menos 3 años.

¿Qué significan estas cifras?

Oportunidades. Y grandes oportunidades si vives en países que no estén llevando la delantera ahora mismo en comercio electrónico.

No creo que exista un mejor momento, o al menos uno más estratégico, para emprender un proyecto que se sustente en las ventas por internet.

Eso sí, prepárate para que tu punto de equilibrio sea tu objetivo, al menos hasta que el boom del comercio electrónico llegué a Ecuador y el resto de la región.

Porque las ventas totales muestran crecimiento, pero la adopción del uso y la confianza en las transacciones en línea todavía es pobre y esos, justamente, son los retos a vencer hasta el 2018.

Entonces, ¿cuáles son los obstáculos?

En mi perspectiva existen algunos problemas que se tienen que superar para que la adopción del comercio electrónico sea todavía más fuerte en Ecuador.

En inicio, la penetración de internet y de dispositivos móviles inteligentes es uno de los mayores retos. No pensemos que le corresponde únicamente al estado el afrontarlo, pues el sector privado es fundamental para hacer que la tecnología llegue a más personas.

Los botones de pago suponen, técnicamente, el mayor bloqueo para la popularización de las transacciones en línea. Las alternativas existentes carecen de la facilidad de uso y la estabilidad necesarias para ofrecer una experiencia positiva.

Que al momento de hacer una transacción se te lleve fuera del portal principal, a plataformas con diseños anticuados y complicados, que tengas que esperar por un código de autorización en tu teléfono y que casi no exista soporte para estas transacciones en los centros de atención bancarios; constituyen razones suficientes para ahuyentar a cualquier posible comprador.

Recordemos que seguimos participando en un entorno donde tienes que ingresar contraseñas con teclados virtuales, aprenderte la respuesta de 10 preguntas sin sentido y recordar una imagen al azar, solo para revisar tu saldo.

Finalmente esta la confianza de los usuarios y esto puede ser atacado directamente por quienes emprenden en el sector del comercio electrónico. El marketing, en este sentido, será su mejor aliado.

¿Existen otros bloqueos al comercio electrónico en el país? Compártelos en los comentarios.



Publicación más antigua Publicación más reciente